Como saben desde que la Comisión Europea planteó la rotación obligatoria de auditores en 2013, el baile de firmas de servicios profesionales dentro del Ibex ha sido continuo. Les dejo un enlace a una notícia del Expansión que recoge de forma resumida los cambios.

Sin embargo, lo que quiero desarrollar con este post es la figura del coauditor (joint auditor, en inglés) puesto que puede ser una figura en auge a consecuencia de los cambios normativos.

Como apunta la noticia: “Técnicas Reunidas y Grifols han apostado por esta fórmula y, mientras que la primera se ha decantado por Deloitte y PwC para revisar sus cuentas, el grupo sanitario especializado en hemoderivados ha escogido a Grant Thornton como coauditor junto a KPMG.”

Esta semana nos ha tocado hacer el informe de asesoramiento al voto a la Junta General de Accionistas precisamente de Grífols. Es por eso que quisiera compartir la breve explicación que hemos expuesto para explicar los motivos por los que una compañía apuesta por esta doble supervisión son los siguientes:

“The figure of the joint auditor it is quite unusual among Spanish quoted companies so far. Some of the benefits of joint audit are that:

  • enables entities to benefit from the technical expertise of more than one audit firm,
  • stimulates innovation and awareness,
  • enables smooth and sequenced rotation of audit firms,
  • reinforces auditor independence,
  • reduces the risk of over-familiarity,
  • promotes critical-eye and
  • reinforces the auditors ability to stand their ground.”

Espero que os sirva de ayuda si en el futuro os encontráis con esta fórmula.

 

Advertisements