Hace unos días que sucedió el bail-in de Banco Popular.

Hay mil frentes desde los cuales se puede analizar este episodio: el mecanismo utilizado y las consecuencias para el futuro, la gestión de los pasados y actuales gestores, el rol del comprador (Santander) y otros posibles compradores, la alineación de la dirección con los accionistas, las diferentes ampliaciones anteriores, el rol del supervisor, el rol de los test de stress, el impacto en accionistas, depositarios, trabajadores,…

Valorar a pasado cualquier evento nos lleva a lo que Nassim Taleb y otros autores nombran como retrospective distorsion. Este concepto sugiere que a la hora de explicar eventos pasados tenemos la ilusión que esos hechos eran previsibles en todo momento antes de que sucediera una vez hemos sabido su desarrollo final y tenemos toda la información. Es una idea cercana a la de narrative fallacy.

Puesto que hay varias movilizaciones de antiguos accionistas, quiero compartir unos datos de forma aséptica, aunque nos provoque a más de uno cierto escozor.

Banco Popular - Alex Bardají

 

Advertisements